El maltrato de menores se define como todo acto u omisión intencional infligido a menores de 18 años, por el padre, la madre o persona responsable del menor, e incluye todo tipo de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del menor, o poner en peligro su supervivencia.

La violencia intrafamiliar frecuentemente expone a los hijos al maltrato infantil o juvenil. Los hijos que crecen viendo al hombre maltratar a la mujer son víctimas de violencia psicológica y en ocasiones físicas.  A veces, la violencia contra la mujer es ejercida de forma indirecta, como cuando se agrede a los hijos con el fin de provocarle sufrimiento a la mujer. 

  • Maltrato físico – acciones que ponen en riesgo la integridad física de un menor.
  • Maltrato emocional – consiste en ataques verbales contra el niño o niña que daña su autoestima o bienestar emocional. Ejemplos incluyen desvalorizar y reprender al menor continuamente, aislarlo, ignorarlo o rechazarlo. 
  • Abuso sexual – consiste de cualquier actividad sexual con un menor, con contacto físico o sin contacto físico. Ejemplos incluyen tocar, besar en la boca, tener contacto oral-genital, tener relaciones sexuales, explotarlo sexualmente, o exponerlo a imágenes o textos pornográficos. 
  • Abandono – consiste en no proveer alimentos, refugio, afecto, educación, o atención médica o dental.
  • Maltrato médico – ocurre cuando una persona aporta información falsa sobre la enfermedad de un menor que requiere atención médica, poniéndolo en riesgo de sufrir lesiones y recibir atención médica innecesaria. 

Tácticas de Abuso de Menores

Los menores que son maltratados por alguien de confianza corren un grave riesgo en tener problemas de salud mental y física a largo plazo. El maltrato causa altos niveles de estrés y está asociado a trastornos del desarrollo cerebral temprano. Esto puede alterar el desarrollo de los sistemas nervioso e inmunitario. Algunas de las tácticas más comunes que se utilizan en el maltrato de menores son:

  • Intimidación – inculcar temor a través de miradas, acciones, gestos, destrucción de propiedad. Ser violento hacia el otro padre, mascotas, y objetos de valor sentimental. Gritar y asustar.
  • Aislamiento – controlar la comunicación con sus amigos, madre, hermanos, abuelosu otras personas.
  • Amenazas – amenazar con abandono, suicidio, daño físico, daño a otras personas, o incomunicación.
  • Abuso emocional – humillaciones o insultos constantes. Usar al menor para obtener información. Avergonzar al menor. Usar al menor como confidente.
  • Abuso económico – negar las necesidades básicas; usar el dinero para controlar al menor. Retener la cuota alimentaria de los hijos. Usar al menor como recurso de negociación en el divorcio.
  • Abusar del poder de adulto – forzar al menor a trabajar. Castigar y ordenar y siempre tener la razón. Tratar al menor como sirviente. Negar participación en las decisiones sobre visitas y custodia.