Sobre Nosotros

Redención de la Mujer es una fundación cristiana evangélica, sin fines de lucro, dedicada a restaurar a las personas que sufren violencia y a fomentar el desarrollo integral de cada persona.

Fue fundada en el 2020 por Carina B. Vera, una mujer que fue víctima de violencia doméstica por muchos años.  Desde entonces trabajamos para la erradicación y prevención de la violencia doméstica contra la mujer.  Promovemos la justicia, la igualdad de oportunidades, el respeto, y la independencia.  Creemos que la madurez y desarrollo integral de la persona solo se consigue si su cuerpo, alma y espíritu están en equilibrio. 

En Redención de la Mujer, creemos que la violencia contra la mujer es un problema social y que para resolverlo no solo tenemos que trabajar con las mujeres, pero también con los hombres.  Es fundamental, que la iglesia y particularmente los hombres, se involucren en erradicar esta violencia y enseñen sobre los cambios de comportamientos y actitud que se requieren en la sociedad.

Fundadora

Carina B. Vera, Presidenta y fundadora de Redención de la Mujer, es Contadora Pública y Licenciada en Comercio Exterior y Marketing, con Maestría en Contabilidad.  Realizó sus estudios universitarios en Florida Atlantic University en Florida, Estados Unidos.  Ejerce como contadora pública desde el 2004 y desde enero del 2010, maneja su estudio contable virtual en Florida.  Nació en la capital de la provincia de Santa Fe, Argentina en el año 1975 y su familia se mudó a Estados Unidos cuando ella tenía 11 años. 

En el 2017, recibió el llamado de Dios para trabajar con las personas que sufren debido a la violencia doméstica.  A raíz de su experiencia personal y vivir lo que es el abuso doméstico sobre la mujer y los hijos, surge la decisión de crear Redención de la Mujer.  La violencia hacia la mujer es una realidad devastadora, que solo la gracia de nuestro Señor Jesucristo puede restaurar a las víctimas a través de su palabra, su amor, y la ayuda de otras personas para que ellas se sientan comprendidas y apoyadas en sus decisiones. 

En Redención de la Mujer amamos la justicia y tenemos pasión por ver a las mujeres y a los hombres vivir en la libertad en la que Dios diseñó para ellos.