Guía Pastoral

¿Cómo ayudar a una víctima de violencia intrafamiliar?

Es probable que alguna vez en tu vida te cruces con alguien que muestre signos de violencia o te cuente de alguna experiencia de violencia intrafamiliar que está atravesando.   Si sospechas que una amiga o un familiar está siendo abusada de alguna manera, hay medidas que se pueden tomar para ayudar a esa persona. 

Lo más importante que podemos hacer es escucharla, brindarle apoyo, y estar ahí para lo que necesite sin juzgar las decisiones que ella tome.  Ya que el abuso consiste en ejercer control y poder sobre la víctima, la persona que está atravesando la violencia tiene dificultades en la capacidad de tomar decisiones por sí mismas.  Estar ahí para apoyarla y no intentar controlar su próxima decisión es la mejor forma de ayudar. 

Es muy difícil para una víctima de violencia domestica hablar con sinceridad de lo que ocurre en su casa o con su pareja; así que si alguien recurre a nosotros es porque realmente necesita ayuda.  Puede ser difícil enterarse y creer que un ser querido se encuentre en una situación peligrosa y hasta puedas querer rescatarla, pero ella tiene que tomar sus propias decisiones a su tiempo. 

Estas son algunas recomendaciones para ayudar a una víctima de violencia doméstica:  

  • Ofrecer apoyo y empatizar –  Que la mujer sepa que puede contar con tu apoyo y confianza.  Dejále saber que si necesita ayuda puede confiar en vos. Una relación violenta genera aislamiento y negación; es importante estar acompañada para poder salir.
  • Escuchar y creer su historia –  La víctima de violencia tiene que lidiar con todas las personas y agencias estatales y legales que cuestionan los hechos.  Ella necesita de personas que crean del abuso y la ayuden a salir de la situación.
  • No juzgar, ni criticar –  Una mujer no está en una relación violenta porque quiere.  Ella se ve atrapada en esa relación ya que el hombre abusivo destruye completamente la autoestima de la mujer y la incapacita para la toma de decisiones.  Dejále saber que el abuso NO es su culpa y que ella nunca va a poder cambiar el comportamiento del agresor. 
  • No minimices lo que ella está viviendo – A menudo, las victimas minimizan la situación o niegan el dolor que sienten.  Si la victima decidió hablar, lo que te cuenta es solo el iceberg de lo que esta ocurriendo.  La violencia que está viviendo es mucho peor de lo que cuenta.  
  • Validá sus sentimientos – Es común que las victimas estén asustadas, avergonzadas y expresen sentimientos contradictorios sobre su pareja y su situación.  Estos sentimientos pueden variar entre culpa y enojo, esperanza y desesperación, amor y miedo.  Dejále saber que tener estos sentimientos conflictivos es normal en personas que atraviesan situaciones de violencia. 
  • Sé paciente – No debemos presionar a la víctima para una decisión apresurada. 
  • Respetá la decisión de ella –  Es necesario respetar los tiempos de la víctima.
  • Ayudála a preparar un plan de seguridad –  Estén de acuerdo en una clave secreta que puedan usar en caso de emergencia. 
  • Respetá la confidencialidad de lo que nos cuenta – Nunca expongas la información que te contó en confianza; esto pudiera poner a la víctima en una situación peor y de inminente peligro.  Su seguridad es lo más importante.
  • Recomendále hablar con alguien que pueda ayudarla – Ofrecéle tu ayuda para buscar una agencia local que se especialice en violencia doméstica o acompáñala a hacer la denuncia. 
  • Orá con ella – Acompáñala en oración para que Dios la proteja, le dé sabiduría y la fuerza que necesita para tomar decisiones muy difíciles en su vida. 

Por el contrario, debemos evitar:

  • Decidir por la víctima.
  • Culpar a la víctima; eso ya lo hace el abusador.
  • Subestimar el peligro potencial para la víctima y los hijos.
  • Intentar hablar con el agresor y/o tratar de arreglar la situación por nuestra cuenta.

Línea 144 – Violencia de Género – brinda información, orientación, asesoramiento y contención de forma anónima y gratuita.  Atiende las 24 horas, los 365 días del año.

Línea 137 –  Atención a Víctimas de Violencia Familiar y Sexual – brindan información, orientación y asesoramiento, las 24 horas, los 365 días del año.  Pueden llamar víctimas de violencia doméstica, vecinos que escuchen o presencien violencias en otro domicilio, instituciones, familiares de víctimas y cualquier otra persona que necesite orientación en violencia doméstica.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.